AGRADECIMIENTO A LA ESCRITORA ANA MARÍA CIGADA POR SU TRABAJO:

Por qué las cosas deben ser dichas

Una tarde de otoño anticipado en Palermo. Un espacio cultural sobrio y elegante. Grupos de gente, mayores, que se sonríen sin conocerse, convocados por un acontecimiento que los une: la presentación del libro «La casa Rosenthal, vivir y morir en Formosa, la tan amada», de Eliana Mutio.
En el estrado, Virginia y Eliana. Virginia comienza con su sentido del humor y sencillez habituales. Continúa Eliana. Las dos explican el porqué de escribir, y de escribir esta historia.
Como ilustración del texto, Matilde y Grace, compañeras de taller de Eliana, leen distintos trozos que van presentando el clima: desde los comienzos esperanzados en Palestina, hasta los hechos absurdos y desgraciados de Formosa.
Eliana completa y señala que la Mirta Eliana de su querido pueblo de Monte se transformó en Eliana Mutio cuando llegó a Buenos Aires hace años, para estudiar Derecho.
Y después, desde un lugar cercano al estrado una elegante señora de voz y actitud firmes cierra la presentación. Es Nitza Rosenthal. Es la única víctima sobreviviente de los hechos que narra el libro. Como no se juzgó ni hubo condenas específicas para los culpables, no se sabe si alguno de los ejecutores materiales y/o ideólogos del crimen andan por el mundo. Sus palabras estremecen.
Hay un brindis, Lejaim, por la vida, y una agradable charla entre los presentes. El final es grato.
Termino de leer el libro un par de días después. Mi primera reacción, la indignación. La crueldad, el oportunismo, la impunidad, siempre presentes en este mi país me duelen, de nuevo, como tantas veces.
Y digo que, a falta de justicia y reparación, solo queda leer el valiente libro de Eliana, que recogió los dolorosos recuerdos de Nitza. Y desear que NUNCA MÁS ocurran hechos como estos en este maltrecho país.

                                                  ANA MARÍA CIGADA Santiago, 3 de abril de 2019
Autobiografía‒Historia Familiar Autoficción XIII VHLibros Buenos Aires 2019/2020

Etiquetas:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *